Según ha descubierto el investigador de seguridad Jimmy Bayne, hay aparentemente un agujero de seguridad en la configuración de temas de Windows 10 que podría permitir a los ciberdelincuentes robar las credenciales de los usuarios creando un tema específico para llevar a cabo el ataque.

Actualmente Windows 10 nos permite instalarnos temas de fuentes de terceros, un procedimiento que permitiría a los atacantes crear un archivo malicioso que al abrirlo redirigiría a los usuarios a una página que solicitaría ingresar nuestras credenciales. Esta página, creyendo el usuario que es oficial, se quedaría con dichas credenciales de acceso. (COMPUTERHOY)